projecteeducatiu

La necesidad de un proyecto de comedor

Los niños dedican una tercera parte del tiempo que permanecen en la escuela, al rato del mediodía, repartiéndose este tiempo entre la comida y el tiempo de ocio. Este gran volumen de horas que dedican, nos obliga a trabajar desde el rigor y la seriosidad, un proyecto elaborado, que facilite su seguimiento y evaluación.
El proyecto educativo que a continuación presentamos pretende ser una pauta que oriente el funcionamiento y la dinámica de los comedores escolares de los centros educativos. Aún así este proyecto se adaptará a la realidad concreta de cada centro.

Objetivos educativos

Entendemos el comedor escolar como espacio idóneo para trabajar toda una serie de actitudes y hábitos relacionados con la higiene, la alimentación, la sostenibilidad, el consumo responsable, el orden y la convivencia. Además durante todo este rato encontramos una parte de tiempo de ocio que favorece la interrelación entre los niños. Es por eso que nuestro proyecto de comedor incluye unos objetivos relacionados tanto con la educación de los hábitos como con la educación del tiempo de ocio.

Estos objetivos tienen un carácter continuo, es decir, se van consolidando a lo largo de la vida escolar. Sin embargo cada etapa escolar se puede identificar con unos objetivos específicos concretos y es por eso que los distribuimos por ciclos escolares.
Los objetivos a lograr durante el rato del mediodía tienen que ir en concordancia con el Proyecto Educativo del Centro y la realidad del centro. Se proponen diez objetivos generales que tienen su desarrollo concreto por ciclos.
Cada centro podrá añadir y/o modificar la siguiente propuesta, siempre que las aportaciones sean una personalización en el centro o una mejora del presente proyecto.

Objetivos generales:

  •  Comer todo tipo de alimento
  •  Conocer los diferentes alimentos y sus propiedades dietéticas y nutritivas
  •  Mantener un comportamiento correcto en la mesa
  •  Potenciar la creatividad de los niños
  •  Ampliar el repertorio lúdico y deportivo
  •  Fomentar el respeto hacia el material y el entorno
  •  Concienciar a los niños de la importancia del reciclaje, así como del funcionamiento de la recogida selectiva
  •  Asimilar los hábitos de limpieza e higiene en torno al comedor
  •  Educar en los diferentes aspectos de orden y convivencia
  •  Favorecer la convivencia con todo el mundo

Con los niños de P3 no se realizan actividades sino una vez han comido hacen un ratito de siesta. Así pues con los niños de P3 este rato de descanso tiene los siguientes objetivos:

  • Disfrutar del reposo y favorecer la relajación
  • Proporcionar herramientas para aprender a dormirse solo
  • Acostumbrar al cuerpo a los horarios de descanso
  • Trabajar hábitos: sacar y poner zapatos, reconocer su camita, quedarse quieto y tranquilo para dormirse

RESPONSABILIDAD EDUCATIVA

El proyecto de los comedores ecológicos implica un proceso global en el que tiene que participar toda la población que rodea el medio escolar. Todos somos agentes educativos, y esto hace que tengamos la responsabilidad de educar y sensibilizar a nuestros niños para enriquecer el proceso de aprendizaje en todos los ámbitos.
Es importante que este proyecto se trabaje desde el conocimiento de los conceptos, pero también desde las actitudes y los hábitos. La publicidad es un elemento que no favorece un estilo de vida saludable, habitualmente cargada de estereotipos y que nos acaban influenciando a la hora de hacer la compra, otro ámbito a trabajar es la educación de los niños para conseguir una visión crítica hacia los medios.
Tampoco podemos olvidar que actualmente nuestros niños conviven con otras culturas, y el trabajo alimentario en nuestras escuelas nos acerca a la recuperación de las costumbres y hábitos de nuestra tierra, favoreciendo también este acercamiento de nuestra cultura catalana a otros países y culturas.
El papel de nuestros educadores/as de comedor es fundamental dentro del proyecto global, puesto que su papel tiene que ir más allá de vigilar y servir a los niños, con su implicación, el equipo de educadores/as será uno de los principales conductores del cambio; mediante actividades dentro del comedor escolar tienen que fomentar todo tipo de actividades lúdicas hacia la alimentación saludable y la conservación del medio ambiente, que permitirán a los niños adquirir pautas, conceptos y hábitos.